jueves, 25 de mayo de 2017

El principio del fin



Hola :)

Sí, sigo viva. Menudo año...
Perdonad el abandono. Os he ido leyendo, pero no tenía tiempo de comentar en vuestros blogs. He leído cómo algunos están terminando la residencia ya, otros acostumbrándose a ella, sacándole todo el jugo posible. Algunos hicisteis el MIR el pasado enero. Unos pocos genial, pudiendo elegir lo que queríais y otros sin tener esa misma suerte. He leído lo duro que se os está haciendo la preparación durante el curso de sexto, cómo os trae de cabeza el TFG y cómo se os escapa el tiempo entre los dedos. Tambíén he encontrado consuelo en las entradas de mis coetáneos, compañeros de fatiga, de curso, aunque estemos en distintas universidades... dando hasta el último aliento. Y he leído con cariño aquellas primeras veces de los más pequeños, sus primeras historias clínicas, sus primeras rotaciones... lo horrible que es la micro y la farma... Os he leído, queridos compañeros de blogosfera, pero no os he podido corresponder.

Mientras tanto, he bajado a los infiernos dantescos y he vuelto a subir.... de una pieza. Toda una proeza que ni yo misma me lo creo. Si tuviese la oportunidad de hablar con la chica que comenzó este blog cuando todo estaba tan oscuro... Si le dijera que he aprobado todas las asignaturas de quinto, intentando dar lo mejor de mí, y que no he caído en los momentos de mayor desesperación... No se lo creería, no me vería capaz. Y sin embargo, salimos de la oscuridad y encontramos el camino que nos ha llevado a las dos hasta aquí.

Y aquí estamos, al borde del precipicio. Con casi toda la medicina dada, con el último verano de verdad por delante, que no es otra cosa que la calma que precede a la tempestad...Es el principio del fin.


Cada vez los años pasan más deprisa. Este ha venido cargado de rutina, las semanas se sucedían a galope unas de otras. Llenas de guardias "de juguete", pero al fin y al cabo tardes enteras de nuestra vida que le hemos dedicado a la medicina, a la vida de otros en lugar de a las nuestras, al hospital en lugar de nuestra familia y seres queridos... Eso ha sido quinto de medicina. Ceder, ceder y ceder. 
Nos hemos hecho mayores, hemos intentado absorber todo lo que ocurría a nuestro alrededor... pero,¿a qué precio?

Aún así, seguimos sin saber. Aunque nos bañásemos con páginas del Harrison y comiésemos tostadas de UpToDate, seguiríamos sin dar en el blanco. Siempre dudando de si llegaremos a ser o no ser.

Iniciamos el último viaje, con un descanso estival muy llano y apacible, sabiendo que después nos tenemos que enfrentar a la última y gran cima de todas.

Imagen relacionada

domingo, 12 de febrero de 2017

Rotando por Endocrinología

Buenas!
Vuelvo a la carga con la serie de entradas de las rotaciones, que ya se me van acumulando en el tintero...
Empezamos por Endocrino, mi antigua enemiga. No la entendí en la fisiología de 2º, le cogí asco a todo lo relacionado con la nutrición en 3º... y en fin, que la odiaba y la temía a partes iguales ahora que me tocaba enfrentarme a ella en 5º.

La especialidad
Es una especialidad médica. Médica, médica, porque tiene muy poquito intervencionismo, por no decir nada. Todo es de pensar. Es más, lo que te repiten hasta la saciedad es que  el diagnóstico es siempre primero bioquímico, y después, la prueba de imagen para corroborarlo. Y Aunque no lo corrobore, si hay una alteración analítica sugestiva de un determinado síndrome, predomina el criterio analítico sobre el de la imagen.

Las prácticas
¿Qué hace un estudiante de medicina en un sitio como este?  Intentar no perderse por el camino. Aunque a mi grupo le tocó rotar con gran parte de la teoría dada...Era difícil seguir los casos en la consulta, o por lo menos esa fue mi percepción. Más que los casos, el flujo de pensamiento del médico. Las pruebas que había que pedir ante determinados síntomas... El mismo problema se trataba de formas muy distintas según el paciente, y había que entender las indicaciones de uno y otro tratamiento... Todo muy lógico, pero a la vez ilógico para el que no entiende ni papa. 

Sin embargo, gracias a que las rotaciones este año son de 3 semanas, una vez que te situabas tenías tiempo para aprovechar lo que te quedaba de rotación. 
La rotación consistía en seguir al médico que te había tocado. El 95% del tiempo lo pasamos en consulta, y el resto en planta, cuando le tocaba a nuestro médico.
No es una consulta en la que el estudiante haga muchas cosas, porque ya os digo que primero hay que entenderlas... Y cuando nos dejaban un poco libres, la liábamos un poco xD.

Así que básicamente seguíamos el diálogo médico paciente, y después si había algo de tiempo entre las consultas nos explicaban las dudas (que eran muchas). Nos hartamos de palpar tiroides, y poco a poco fuimos haciendo tacto (y ojo).
 Los pacientes con enfermedades endocrinas son especiales, y hay mucho trabajo psicológico a realizar por parte del médico. Hay gente con verdaderos dramas, y la gente con problemas de peso lo pasa muy mal. Hablo de aquellos que hacen todo lo que está en su mano, siguen todas las indicaciones y aún así, no consiguen bajar de peso, o no se aceptan así mismos.... Aquí hay que hablar de tú a tú al paciente, porque si no, no te va a contar la verdad de lo que le pasa. Ni que decir tiene los pacientes con anorexia y bulimia nerviosa... Que hay que pactar con ellos pequeñas metas, para que poco a poco se vayan curando... Como veis, todo muy relacionado con la mente, y como nuestra percepción de nosotros mismos nos puede hacer enfermar.... (qué ganas tengo de dar psiquiatria!!!).

¿Qué me llevo de esta rotación?
  • La calidad humana de la médico con la que estuvimos. Un ejemplo a seguir en su trato al paciente en la consulta y que intentaba siempre conseguir lo mejor para el paciente, y lo veía como un todo.
  • Que las enfermedades endocrinas afectan mucho a la calidad de vida de los pacientes. Una cosa es leer los síntomas en un libro, y otra cosa muy distinta es tener a una persona delante que no puede tener hijos por su problema, que le han cortado un pie por no controlarse la diabetes, o que llore delante de ti porque no se acepta así misma.
  • He descubierto que aprendo de mis errores. Esta asignatura es la que menos me gustaba de todas las de quinto, la odiaba y además no la entendía. Con todo ello, la estudié y la estudié hasta que la entendí ( en lugar de rendirme y dejarla para junio), y al final el examen me pareció fácil, y saqué buena nota... Como ya os dije, los retos se hacen cada vez más grandes, pero nosotros también ;).
¿Futura especialidad? Me he reconciliado con ella... pero no más xD. No creo. De todas formas, no me parece mala especialidad, y creo que dentro de las médicas la pondría detrás de Nefro. Pero es que creo que quizás haría Trauma antes que Endocrino.(qué borrica que soy, madre!).

Nos leemos en la próxima entrada!

how hyperthyroidism works
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...