miércoles, 9 de agosto de 2017

Rotando por Ginecología y Obstetricia

Hola!
Aquí viene. Aquí está.
 La esperada. La deseada. La grande. La amada y disfrutada...
Hoy por fin vengo a hablaros de mi paso por... GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA.
La rotación de quinto con mayúsculas.


Tú también te has dado cuenta, ¿no? xD


La especialidad
¿Qué tipo de especialidad es? Es medico-quirúrgica. En realidad, como muchos ya sabéis, son dos especialidades en una. La ginecología se encarga de toda la patología del aparato reproductor femenino, y todos aquellos órganos que lo forman (que son bastantes). Por otro lado, la obstetricia, se encarga de toda la patología del embarazo (tanta, que da para hacer otra especialidad a parte de la ginecología).  Como veis, el estudio de la mujer como paciente da para mucho.

A pesar de acotar los pacientes a la mitad de la población, es una especialidad muy, pero que muy amplia.  Dentro de la parte de ginecología está la parte médica (infecciones, problemas menstruales, sd ovario poliquístico, sangrados no menstruales, planificación familiar, miomas uterinos, endometriosis, enfermedades endocrinas...patología mamaria...), y la parte quirúrgica (a parte de los posibles abordajes quirúrgicos de las patologías anteriormente mencionadas aquí cobra GRAN PROTAGONISMO la patología tumoral), se subdivide a su vez por órganos (mama, cervix, útero...) 
Y de la parte de obstetricia que os voy a contar... A parte del seguimiento del embarazo (ya sea de bajo o alto riesgo) está todo el campo de la reproducción asistida, la consulta de fertilidad...

Demasiado para verlo todo en un año.

Resultado de imagen de utero

Las prácticas
¿Qué hace una estudiante de medicina en un sitio cómo éste? Pues, entre otras cosas, traer niños al mundo :) Creo que es uno de los grandes hitos del estudiante de medicina. Asistir a un parto, es uno de los grandes regalos que ofrece este curso. Pero hicimos muchas cosas más:

Las prácticas duraban 5 semanas y se podían hacer 3 guardias para subir nota. Aunque no eran obligatorias, casi todo el mundo las hacía porque era en éstas dónde más oportunidades tenías para ver partos.

He de decir que, a pesar  de ser las prácticas que más me han gustado, la organización de las mismas dejaba mucho que desear. Creo que son las que peor organizadas estaban. Si bien es cierto que veíamos de todo e íbamos de uno en uno rotando y no por parejas (todo un lujo), cada día estabas en un sitio distinto, te tenías que presentar, no sabías la dinámica de la consulta, y al día siguiente estabas en otra distinta.... Creo que se podría aprovechar más si tuviésemos 1 semana seguida de cada cosa (1 semana consulta de gine, 1-2 semanas por las distintas consultas de obstetricia, 1 semana paritorio-quirófano, 1 semana urgencias-planta).
Sin embargo, un día estábamos en urgencias, al siguiente quirófano, al siguiente consulta de eco del 2º trimestre, al siguiente consulta general de gine.... Un caos.

Sin embargo, eso no hizo que no alucinara cada día con las prácticas. 
Resultado de imagen de ecografia segundo trimestreMe encantaron las ecos de obstetricia. Las mejores son las del 2º trimestre, porque es cuando más formadito está y se puede ir viendo bien por aparatos.... Iba haciendo recuento de los niños y niñas que iba adivinando el sexo... (nunca lo decía en alto por si me equivocaba y decía lo contrario xD). Y me encantó ver a esos padres ilusionados, viendo a sus bebés, sus caritas, sus manitas.... Había adjuntos que no se lo explicaban bien, pero otros, sin embargo... qué maravilla! Primero hacían su trabajo y tomaban las medidas y hablaban con sus tecnicismos, y después les iban enseñando las partes más reconocibles, y lo que les interesa a todos que es saber el sexo del bebé....
También estuve en las consultas de seguimiento, en las que se ven las analíticas y que todo vaya bien. Y había como una especie de sonar para escuchar el latido fetal... Me temblaban las manos cada vez que me dejaban tocar una tripa...

En las consultas de gine se aprende un montón, aunque son un poco sota, caballo y rey. Pero en todas se hacía una exploración ginecológica completa, y una  eco (que podía ser vaginal o abdominal, dependiendo de la patología). Por lo que es una consulta muy agradecida para el estudiante porque se ven muchos procedimientos a la vez (exploración, ecografía, toma de biopsias, excisión de pólipos vaginales, colocación de un DIU...) y ya si te dejan hacerlos....Una pasada ( yo no pude hacer todo lo que os he contado, pero tengo compañeros que sí).
Las urgencias también son muy intensas, y se mezclaban las dos especialidades. Aquí es dónde pude ver abortos, embarazos ectópicos... mucho drama y mucha demanda asistencial. Aquí ves porqué es tan dura de ejercer la especialidad.... 
En el quirófano por fín pude ver una operación de cáncer de  mama (espectacular, es una cirugía preciosa, no os la perdáis si tenéis oportunidad de verla).

Me está quedando una entrada muy desorganizada... pero es que fueron tantas cosas... tantas historias....

Lo mejor de todo fueron las guardias. Es en esta especialidad dónde las películas y las series cobran vida... Dos de las veces que acudí a urgencias a buscar a la residente tuve que salir corriendo detrás de ella porque la llamaban al busca de paritorio.... Así que sí, en gine hay que correr, hay que cambiarse de pijama muy rápido, y hay que estar listo en todo momento para lo peor.... Adrenalina pura y dura, que como estudiante está genial, pero no sé si con 50 años sentará igual de bien....

Me he dejado muchas cosas en el tintero. No me da la entrada para contar todo lo que me gustaría contar...

¿Qué me llevo de esta rotación?
  • Las mejores semanas de quinto. De verdad, esas semanas iba en una nube. Dando saltitos por los pasillos hacia la consulta que me tocara ese día....
  • La intensidad, la adrenalina que se vive en esta especialidad. 
  • Los residentes que conocí, que me trataron  con cercanía, dejándome hacer un montón de cosas, explicándome todos los casos...
  • Todo el carrusel de emociones y sentimientos encontrados.
  • Que esta es una especialidad donde la muerte está muy presente y hay que correr mucho para evitarla.
  • Que los estudiantes no podemos hacerlo todo. Eran unas prácticas muy íntimas, y a veces, prefería ver a hacer, porque no quería hacer daño a nadie con mi inexperiencia. Siempre habrá una primera vez....pero ha habido momentos en los que no me sentía preparada para realizar determinadas exploraciones.
¿Futura especialidad? ay, gine.  Ha sido el fruto de mis desvelos de todo este año. No sé si está delante de digestivo o a la par... Me ha hecho vivir cosas muy intensas pero no sé si valgo para toda esa intensidad... la parte quirúrgica me echa para atrás... y me han comentado que sí no te gusta la cirugía, es mejor no hacer esta especialidad. Pero a mi no me disgusta la cirugía... solo que no creo que se me dé  bien.... Pero la obstetricia es tan bonita...
Estoy en una encrucijada.



Y me dejo para el final  mi primer parto:

Ese día me tocaba paritorio, ¡por fín!. Pero tuve la mala suerte de que ninguna mujer dilató lo suficiente para entrar en paritorio.... Todas las salas de dilatación llenas, y ninguna de ellas se puso de parto en toda la mañana. Y me dije " yo no me voy de aquí hoy sin ver un parto". Así que me bajé a clase (ya me había saltado una por prolongar un poco más la mañana), comí rápidamente y me quedé de guardia esa tarde ( la cuarta ya que hacía). Pasé toda la tarde con las matronas. No quise ir con las ginecólogas a urgencias, no vaya a ser que tuviera la mala suerte de irme y que se pusieran de parto. Así que tuve la suerte de poder ver cómo trabajan estas profesionales (2º momento del año que pensé que debería haber estudiado enfermería y no medicina).... y finalmente, a las ocho de la noche, por fin, una mujer había dilatado 10 cm. Llevaba medias de compresión porque tenía muchas varices (cada pierna suya era como dos mías... y yo ya tengo bastante jamón). Por suerte no era primípara, y la matrona me dijo que iba a ser rápido. Parto eutócico, sin instrumentos, sin necesidad de que venga un ginecólogo. 
Ahí estábamos. Una sala llena de mujeres ayudando a otra a dar a luz a su bebé. Tan simple como eso. Un acto que se lleva repitiendo día tras día desde que el mundo es mundo. Llegó un momento en que todas las máquinas y todos los aparatos sobraban.... Me pareció tan puro, tan arcaico... La matrona sabía cuando venía la contracción porque palpaba la tripa de la parturienta....no por el tocógrafo. Estaban conectadas. La una confiaba en la otra.

 Como la bebota era un poco grande (casi macrosómica), hacía falta subir las piernas de la madre con cada contracción, para aumentar el diámetro y que así pudiera salir mejor... Y ese fue mi cometido. Levantarle las piernas y empujar hacia arriba, porque la mujer no podía sujetárselas a si misma (ni le quedaban fuerzas para tirar de ellas hacia arriba...).
Ahí estaba, empujando en cada contracción, cogiendo aire cuando la madre cogía aire... Pensaba para mí misma Marina, deja de hacer el tonto que te vas a marear en medio del paritorio, pero no lo podía evitar y yo cogía aire y empujaba cada vez que la matrona lo ordenaba, aunque no se dirigiera a mí. 
Finalmente, la bebota fue saliendo. Primero la cabecita. Un hombro, y después el otro. Con él vino el resto del cuerpo, y la niña ya estaba en los brazos de su madre, encontrándose después de tantos meses de espera. 
Y no, no pude evitar llorar. La alegría se desbordaba por mis mejillas... un subidón de adrenalina por todo mi organismo...En ese momento me sentía infinita, imparable, atemporal... Había una personita más con nosotros...
La llamaron Malak, que significa ángel caído del cielo...

Había ayudado a traer a un ángel al mundo.... :)

Imagen relacionada



martes, 1 de agosto de 2017

Rotando por Traumatología

Hola!
Nuevo mes, nueva entrada :)
Continuo con las entradas de las rotaciones y hoy vengo a hablaros de mi paso por Traumatología.
En total fueron 4 semanas y 2 guardias. Vamos a ello.

La especialidad
¿Qué tipo de especialidad es? Quirúrgica. Pero quirúrgica, quirúrgica. Es más, algunos de ellos se  llaman así mismos operadores, porque lo que les interesa es operar. No cut, no party.
La traumatología se dedica a tratar quirurgicamente los problemas del aparato locomotor. Es decir, huesos, músculos, articulaciones.... y nervios. La patología puede ser muy distinta, por lo que hay grupos de pacientes muy variados, y de ambos extremos (deportistas, personas sedentarias, jóvenes, ancianos...). Y el rango de gravedad es muy variable, por lo que hay casos de extrema dificultad (politraumatismos, tumores) y casos banales que no requieren intervención quirúrgica (lumbalgias, dolores deportivos, esguinces...).

Imagen relacionada

Las prácticas
¿Qué hace una estudiante de medicina en un sitio como este? Aprender y mucho.
Las cuatro semanas estaban distribuidas de la siguiente forma: 8 días de quirófano, 8 días de consulta y 4 días de planta. En las dos guardias obligatorias nos quedábamos en Urgencias todo el turno de tarde (hasta las 9-10 de la noche).

El quirófano me pareció muy variado. El servicio estaba dividido en varios equipos para repartirse las distintas patologías. Así que había un equipo de mano/miembro superior,columna,  otro de pie, otro de prótesis, otro de artroscopia... Por lo que pude ver operaciones muy diversas: ver poner una prótesis de rodilla, varias técnicas diferentes para operar el hallux valgus, un neuroma de Morton, una rizartrosis, síndrome del tunel del carpo, fracturas de radio, un par de artroscopias de rodilla, una operación de urgencia por una fractura de cadera.... Y qué os voy a contar de la carpintería que tienen allí montada... Lo que me parece alucinante es lo medido que está todo, la cantidad de aparataje que hay que usar durante este tipo de operaciones, y que a alguien se la haya ocurrido todo eso (aplauso por aquí a los ingenieros biomédicos o quien quiera que haga todos esos cachivaches).
También que son cirugías en las que hay que ponerse doble guante, y es un quirófano que pone aún más énfasis si cabe en hacer una correcta antiasepsia, para que no se cuele ningún bicho y la líe parda.

La planta fue quizás la parte menos interesante. Cuando estuve por allí había pocos pacientes y casi todos tenían lo mismo. La mayoría de las operaciones de trauma trabajan con un manguito de isquemia, para que al cortar el hueso éste no sangre mucho durante la operación. Pero después, sangra mucho y por eso los pacientes portan un drenaje postquirúrgico. Esa sangre se puede reutilizar para el mismo paciente y sirve para medir el progreso del paciente en su recuperación. 
Lo interesante de esta semana fue un paciente con tuberculosis osea (súper interesante), y que nos dejaron hacer informes de alta, por ser "estudiantes de 5º de medicina", cosa que a los de tercero que rotaban con nosotros no les dejaron. Como veis, está muy jerarquizado y cada uno tiene su papel.

Las consultas para mí, fueron lo más interesante y dónde pude exprimir bien la rotación. Me encontraba más cómoda que en el quirófano y me dejaron explorar un montón de pacientes con diversas patologías. Estas consultas a su vez, están divididas por los equipos mencionados anteriormente (mano, pie, artroplastia, artroscopia, columna, general, infantil...). De aquí me llevo aprender a explorar las principales articulaciones (cadera, rodilla, hombro), las desviaciones de columna, las alteraciones del pie, síndrome del túnel del carpo... Y ver muchas radiografías de músculo-esquelético, para ir haciendo ojo.

¿Y como fueron las guardias? pues muy intensas. Como ya os he dicho, nos hacían quedarnos hasta que terminara el turno de tarde. La urgencia de trauma ya la conocía de mis rotaciones de verano, pero por la tarde es muy intenso. Además una de ellas coincidió con un accidente de un autobús escolar, y ese día vimos muchas cosas. También, como he comentado antes, pudimos subir a quirófano a ver cómo operaban una fractura de cadera. Aquí, especial mención a los residentes, que todos fueron muy amables en aguantarnos y dedicarnos unos minutos entre tanto caos para explicarnos los casos.... Poder estudiar en un hospital en el que están pendientes de ti, que hay buen compañerismo, y que lejos de verte como un estorbo, intentan enseñarte... es un lujo, la verdad. Y promueve una dinámica de trabajo que se transmite de promoción en promoción...  Trata bien a la gente, y la gente te tratará bien.

Por último, hablar sobre la personalidad de los traumatólogos/as.  Creo que son los médicos que mejores personas son. No sé si será cosa del servicio del hospital, o es así en general, pero me han parecido los médicos que menos creído se lo tienen. Son conscientes de sus limitaciones con respecto a otras ramas de la medicina. Y no es que sean limitaciones, simplemente que ellos se dedican a algo muy específico y entienden que no pueden saber de todo y necesitan la colaboración de los demás especialistas. Pero todo ello con una naturalidad, sin creerse más que el de al lado, sin utilizar tecnicismos que el otro no entienda.... Si empezaran a hablarnos de todos sus utensilios de quirófano, sus técnicas, sus clasificaciones.... No se enteraría nadie. Y ellos saben todo eso, pero no necesitan ir pregonándolo por ahí.
He conocido a gente muy campechana, muy natural, que se muestra tal y como es y que es feliz haciendo lo que hace, y eso no lo pueden decir todos las especialistas.

Así que poned un traumatólog@ en vuestra vida, que seguro que será buena gente jajajaja.


¿Qué me llevo de esta rotación?

  • Poder explorar el aparato locomotor. Algo que me parece básico, pues siempre te van a poder hacer una consulta por este tema.
  • Que no me desagrada la cacharrería de esta especialidad. Esperaba que me diera cosa ver perforar los huesos y tal, pero no. 
  • Me gusta mucho la parte médica. Es decir, los esguinces, las escayolas, los vendajes, los puntos... Y casi todo eso lo hace enfermería (primer momento del año que pensé que debería haber hecho enfermería en lugar de medicina xD). La exploración de las lumbalgias, y ver el recorrido del nervio afectado...el hombro doloroso...
  • La calidad humana de los profesionales, tanto residentes como adjuntos.
  • Que no todo es medicina. Ahora nos parece vital, pero dentro de unos años, solo es un trabajo.
¿Futura especialidad?  No la descarto. Está dentro de mi top 10.  Me encuentro más cómoda dentro de las médicas, pero las quirúrgicas no me desagradan. He ahí el problema. Me veo un poco torpe, y creo que me costaría adquirir la destreza manual que requieren las quirúrgicas... aunque se supone que todo el mundo parte desde el mismo punto, ¿no?
En fin, este dilema me lo dejo para mis desvelos.... Porque la noche es oscura, y alberga horrores :)

Salter-Harris Fractures



lunes, 17 de julio de 2017

Soplando velas

Hola!
Sí, aquí estoy, compartiendo información confidencial. Hoy es mi cumpleaños. Soy uno de los desafortunados que cumple años en verano, como mi querido Harry Potter, que tiene que luchar contra viento y marea para tener un cumpleaños decente, con todos los amigos y familia desperdigados por las vacaciones.
Sé que todavía me quedan entradas por escribir de las rotaciones, pero todavía me queda verano para hablaros de mis peripecias por trauma, gine y pediatría. Me estoy reservando lo mejor de quinto para el final ;)
El verano comienza a hacerse corto, una vez pasa mi cumpleaños. Y veo que las semanas están muy contadas antes de la "vuelta al cole", lo que antes me chiflaba. Pero este año (serán los 23, que ya pesan), como que no, oyes. Estoy disfrutando de las vacaciones de Mi Vida, con mayúsculas, y lo que se avecina es muy duro.
Paso los días como una mortal más. Hay veces que se me olvida completamente que pertenezco a una secta. Que soy estudiante de medicina, que se supone que sé algo... Se vive tan bien en la ignorancia, en el desconocimiento... Sin palabrejas complicadas, síndromes y enfermedades mortales a la vuelta de la esquina.... 
Y sin embargo, ya que es el principio del fin, no puedo evitar pensar que es mi último cumpleaños como estudiante de medicina. El año que viene seré otra cosa. De aquí a un año pondré fin a una de las etapas más intensas de mi vida, y volverá la incertidumbre. Volveré ir sin rumbo fijo. A escribir un nuevo capítulo, del que aún no sé el final. 
Así que aunque me quiera olvidar de ella por unos meses más, hoy estoy aquí, celebrando mis 23 veranos, gracias a la Medicina. Porque no vine a este mundo por las buenas. Por poco me lo pierdo. 


La vida está llena de segundas oportunidades.... Pero esa es otra historia, más personal, que puede que os cuente algún día.

Un besazo y nos leemos ;)

Imagen relacionada



miércoles, 14 de junio de 2017

Réquiem por una libreta

Todo lo bueno llega a su fin. Mi querida libreta de prácticas nos ha dejado.



Cumplió su cometido desde el primer día (allá por el tercer curso), cuando bromeaba con mojar el fonendo en el café, y lamentablemente no podrá acompañarme hasta el final.

Fue testigo de mis tropiezos, de las mil y una listas de fármacos que nunca me llegué a aprender... de todas y cada una mis historias clínicas. 
Fue mi brújula cuándo no sabía dónde ir y mi escondite cuando no quería ir a ningún sitio.


A fin de cuentas, lo que define a un estudiante es su inseparable libreta, y la imperiosa necesidad de llenar a esta última de todo aquello que el primero no sabe, con la esperanza de que el saber no se pierda en el camino.
                                                   

Sí, te has portado bien, pequeña. Muy bien.

lunes, 12 de junio de 2017

Rotando por Neurología

Hola :)
Aquí tenéis una entrega más de las rotaciones de este año. La última del curso, pero no la última en aparecer. He preferido alterar el orden para hablar de las anuales al final (trauma, gine y pediatría).


La especialidad
Es una especialidad médica. Médica, médica. Una de las últimas especialidades en formarse como tal, en dividirse de ese gran tronco que forma la Medicina Interna, que hace que tenga ese halo de exotismo, porque hay muchas, muchísimas cosas por descubrir en este campo y hace que los neurólogos y sus investigaciones sean auténticos descubrimientos revolucionarios. Muchas enfermedades todavía no están definidas del todo, cada cierto tiempo se describe un nuevo síndrome... los axiomas de hace 20 años ya no lo son, y puede que lo que sepamos hoy en día, se destierre en el mañana.
Es.... como una clase de Defensa Contra las Artes Oscuras :)

Resultado de imagen de house brain

Las prácticas
¿Qué hace un estudiante de medicina en un sitio como este? Descubrir la magia de la exploración física.  Ha sido en este servicio donde he podido apreciar que la clínica era más florida. Los síndromes de los libros cobraban vida en los pacientes que los padecían. Ha sido todo un regalo poder observar todas esas alteraciones en la exploración física, porque es algo que sé que no se me va a olvidar en la vida (luego hablo más detenidamente de los casos que pude ver).

Durante las 3 semanas que estuvimos por el servicio básicamente pasamos el 80% del tiempo en consultas. Estábamos muy bien distribuidos y rotábamos por casi todas las monográficas al menos un día (demencias, esclerosis múltiple, trastornos del movimiento, cefaleas, epilepsia, general, trastornos del sueño...). El resto, unos 3 o 4 días de planta que iban seguidos, y eso estaba genial porque te permitía ver la evolución de los pacientes durante toda la semana. Durante la semana de planta también íbamos a Urgencias cuando llamaban al busca.

Sin embargo, a pesar de que veíamos un montón de cosas, es una rotación en la que hacíamos muy poco. Al ser una anamnesis taaaan especifica durante las monográficas, con tantos test y escalas específicos, y estar solo un día en esa consulta.... suponía que no teníamos la destreza suficiente como para hacerlo solos por nuestra cuenta. Pero el simple hecho de poder verlo, para mí, fue suficiente.
Está claro que no puedo hacer una exploración fisica como un neurólogo (ni en sueños), pero el verles explorar correctamente la esfera neurológica me ayudó a corregir conceptos y maniobras que hacía mal ( por ejemplo el Romberg, o el Babinsky).

La semana de planta fue lo mejor de todo. Vi casos super interesantes. Pacientes con todos los signos clínicos alterados. Por fin entendí lo que era un clonus y cómo explorarlo. Una marcha equina, un pie cavo, la hiperreflexia, el aumento de la zona reflexogena, babinsky presente, romberg positivo, la dismetría... y todo eso en un mismo paciente.
También vi una parálisis facial producida por un tumor. El debut de la esclerosis múltiple, muchos ictus (uno en el momento agudo de " le está dando ahora mismo un ictus") y un par de casos funcionales (pseudoconvulsiones y una simuladora)...
Todo esto me encantó, porque toda la información provenía del paciente. Con la exploración física y la anamnesis sacabas el 90% del diágnostico (qué bien me explicaron los síndromes topográficos de los ictus que pude ver)... y las pruebas complementarias estaban para confirmarlo.

Resultado de imagen de rm cerebral
Me encantan las RM cerebrales... Esta es de un caso de EM.
Fuente aquí

En consulta, lo más destacable fue la de esclerosis múltiple. Me sorprendió la buena calidad de vida que tienen ahora los pacientes con los nuevos fármacos y gracias a los avances que antes os comentaba que permiten que se diagnostique antes. Los casos de migrañas ( casi todos los neurólogos tienen migrañas... debe de ser un requisito para poder hacer la especialidad xD), vi un caso típico de enfermedad de Parkinson, con su temblor en pila de monedas... Y las terribles demencias, que destrozan por completo a los familiares de los pacientes.

¿Qué me llevo de esta rotación?
  • La profesionalidad de mis profesores. qué gustazo verles trabajar, ya no solo en el campo técnico, sino en lo personal. Son los profesionales que más tiempo he visto dedicarle a sus pacientes... Los que mejor han explicado la enfermedad que padecían, sin tecnicismos y con una empatía envidiable... De verdad, chapeau.

  • Lo preciosa que es la neuro. Ha sido bonita de estudiar (a la par que intensa). Sin embargo, creo que es difícil de ejercer. Curan muy poco, por lo que no es una especialidad muy resolutiva... y se ven auténticos dramones... Quizás en un futuro, cuando se encuentre la cura a muchas de las enfermedades... Pero queda mucho camino que recorrer.... Ese es el encanto que tiene, también, que tiene mucho por descubrir :).

  • Los pacientes. La enseñanza más grande de todas. Acertar preguntas de los exámenes porque tienen lo mismo que ese paciente. Ya no lo estudias igual. el ictus tiene una cara y un nombre, la esclerosis múltiple otro, el tumor cerebral otro,  el alzheimer otro... y así con todos y cada uno de ellos a lo largo de estos años. Pero no todo en esta vida son exámenes... He aprendido muchas cosas que no son de medicina, sino de la vida misma, y todas esas lecciones se las debo a ellos, por dejarme ser espectador de sus vidas.
¿Futura especialidad? No sé. No la descarto. Como ya he dicho me ha parecido preciosa de estudiar, pero muy dura de ejercer. Nobody knows....

Brain in Love

miércoles, 31 de mayo de 2017

Rotando por Dermatología

Hola :)
Aquí vengo de nuevo con las rotaciones de este curso curso chupasangres.
Hoy os cuento mis andanzas por Dermatología.... Querida y odiada a partes iguales. Muchos sueñan con ella, pero solo unos pocos pueden alcanzarla.... Y en Madrid, no os quiero ni contar xD.

La especialidad
Es una especialidad medicoquirúrgica. Aborda todos los cambios que suceden en la piel, bien sea médicamente ( aquí la reina es la vía tópica), o quirúrgicamente (escisión, toma de biopsias....). Así 
a primera vista, parece que la derma es fácil, que tampoco es para tanto....pero de nuevo, equivocados. Pasan muchas cosas en la piel, muchas enfermedades sistémicas tienen manifestaciones cutáneas, mucha patología autoinmune, enfermedades raras con nombres propios, la piel especialita de los niños, los tumores.... Hay un montón de consultas monográficas en esta especialidad.

Las prácticas
¿qué hace una estudiante de medicina en un sitio como este? Mancharse las manos. Y el pijama, y los zuecos... Esta es una de las especialidades que nos obligaban a ir con pijama. Y creo que es el Servicio que, junto con Urología en 4º, ha otorgado un mayor papel al estudiante durante las prácticas. 
Estábamos tres semanas en total y nos teníamos que repartir de la siguiente forma: semana y media, consultas (ya fueran generales o monográficas), y otra semana y media de  quirófano y curas.

En las consultas, como ya os he comentado, había un montón. Generales, de psoriasis, de tumores, infantil, enfermedades venéreas (súper interesante!), urgencias, planta.... A mi la que más me gustaba era la general, porque así veías un poco de todo. Bueno, en derma es ver y tocar.  Los dermatólogos tienen más fibras sensitivas en las yemas de los dedos que cualquier otro ser mortal.
Estas prácticas me ayudaron a ir asimilando poco a poco la teoría.... porque todo te parece igual. No sabes distinguir un grano de una verruga, y lo que crees que es un lunar.... es una queratosis seborreica siempre... siempre. Y ya cuando te hacen la jugarreta de intentar describir lo que es.... De verdad, es otro idioma. Es como volver a estudiar anatomía con los cortes,  lo ventral y lo medial.... Hasta que consigues adquirir esa jerga ( y lo rápido que se olvida)...
Resultado de imagen de clavos sifiliticos manos
Clavos sifilíticos.
Del maravilloso blog de Dermapixel

En quirófano, casi siempre te dejaban lavarte ( para eso ibas), y siempre podías ayudar a tomar una biopsia, quitar un lunar sospechoso, un quiste epidérmico... Te dejaban ayudar para sacar el material, te explicaban para qué servía cada instrumento... Y hacías muchas cosas porque las intervenciones eran muy cortitas.  
*NOTA IMPORTANTE PARA FUTUROS ESTUDIANTES: Tened en cuenta, que al ser las intervenciones tan cortas, los pacientes no necesitan anestesia general, ni ningún tipo de sedación ( a no ser que estén muy nerviosos), por lo que están despiertos. Lo digo para que no os pase como a mí, y preguntéis una duda muy simple y el paciente se piense que una de las personas que le está rajando con un bisturí no tiene ni idea de lo que hace. Había entrado al quirófano cuando la intervención ya había empezado y el paciente tenía la cara tapada y yo no sabía que estaba despierto. 

En curas, las enfermeras trabajan a destajo. Están super especializadas y saben una barbaridad. Si por algún casual hay alguno que  se crea superior al colectivo de enfermería porque su carrera dura cuatro años y la nuestra seis que vaya por dermatología (en realidad, cualquier servicio), e intente hacer lo mismo que hacen ellos, que fracasaran estrepitosamente. Nos dejaron aplicar crioterapia, administrar fármacos por vía subcutánea, quitar puntos, nos explicaron la PUVAterapia...

Lo que me ha sorprendido de la dermatología es la visión sistémica que tienen de la medicina. Es una especialidad muy criticada, pero en realidad son como unos  "internistas de la piel". Es una de las especialidades dónde el diagnóstico diferencial es realmente interesante y variado y en las que el diagnóstico debe ser o inmediato o relativamente pronto.... Y eso no lo pueden decir muchos otros médicos... Eso de mirar una lesión y tener el diagnóstico y el tratamiento en el momento se da en muy pocas especialidades. Por lo que la veo muy resolutiva. Y si no...cremita de corticoides y biopsia :)

¿Qué me llevo de esta rotación?
Resultado de imagen de dermatoscopio dermlite
Dermatoscopio bonito. Mi tesoro.

  • El poder haber visto (y tocado) tantas patologías. No es como otras especialidades médicas, que la enfermedad te la encuentras en una alteración analítica, o como consecuencia del fallo de algún órgano... aquí están a simple vista.
  • Ver enfermedades raras. El famoso lupus, la sífilis ( vi un paciente con clavos sífilíticos), esclerodermia, sd de Behçet...
  • Que cualquiera puede tener una enfermedad en la piel y puede no verse. Los pacientes entraban por la puerta, y parecían sanos, y luego tenían problemas serios cuando se quitaban el sombrero, el pantalón, la camisa....
  • Que es muy, muy importante echarse protección solar. No llegué a ver un melanoma como tal, pero sí las consecuencias del mismo y las cicatrices que deja son muy grandes.
  • Que cuando sea mayor y gane mi propio dinero quiero un dermatoscopio.

...y me dejo muchas cosas en el tintero, porque si no esta  entrada se hace interminable.



¿Futura especialidad? Bueno.... Digamos que si me diera el número, no la descartaría xD. No sé si me dedicaría a ella como tal, pero me ha parecido muy bonita de estudiar, y como ya he comentado antes me parece muy resolutiva. La calidad de vida también tendría un gran peso a la hora de elegir... pero eso solo en el hipotético caso de sacar un buen número. 
Tendría que competir con oftalmo y el yate ;)

Resultado de imagen de dermatologo caricatura
Fuente: Chuleta de Osler

jueves, 25 de mayo de 2017

El principio del fin



Hola :)

Sí, sigo viva. Menudo año...
Perdonad el abandono. Os he ido leyendo, pero no tenía tiempo de comentar en vuestros blogs. He leído cómo algunos están terminando la residencia ya, otros acostumbrándose a ella, sacándole todo el jugo posible. Algunos hicisteis el MIR el pasado enero. Unos pocos genial, pudiendo elegir lo que queríais y otros sin tener esa misma suerte. He leído lo duro que se os está haciendo la preparación durante el curso de sexto, cómo os trae de cabeza el TFG y cómo se os escapa el tiempo entre los dedos. Tambíén he encontrado consuelo en las entradas de mis coetáneos, compañeros de fatiga, de curso, aunque estemos en distintas universidades... dando hasta el último aliento. Y he leído con cariño aquellas primeras veces de los más pequeños, sus primeras historias clínicas, sus primeras rotaciones... lo horrible que es la micro y la farma... Os he leído, queridos compañeros de blogosfera, pero no os he podido corresponder.

Mientras tanto, he bajado a los infiernos dantescos y he vuelto a subir.... de una pieza. Toda una proeza que ni yo misma me lo creo. Si tuviese la oportunidad de hablar con la chica que comenzó este blog cuando todo estaba tan oscuro... Si le dijera que he aprobado todas las asignaturas de quinto, intentando dar lo mejor de mí, y que no he caído en los momentos de mayor desesperación... No se lo creería, no me vería capaz. Y sin embargo, salimos de la oscuridad y encontramos el camino que nos ha llevado a las dos hasta aquí.

Y aquí estamos, al borde del precipicio. Con casi toda la medicina dada, con el último verano de verdad por delante, que no es otra cosa que la calma que precede a la tempestad...Es el principio del fin.


Cada vez los años pasan más deprisa. Este ha venido cargado de rutina, las semanas se sucedían a galope unas de otras. Llenas de guardias "de juguete", pero al fin y al cabo tardes enteras de nuestra vida que le hemos dedicado a la medicina, a la vida de otros en lugar de a las nuestras, al hospital en lugar de nuestra familia y seres queridos... Eso ha sido quinto de medicina. Ceder, ceder y ceder. 
Nos hemos hecho mayores, hemos intentado absorber todo lo que ocurría a nuestro alrededor... pero,¿a qué precio?

Aún así, seguimos sin saber. Aunque nos bañásemos con páginas del Harrison y comiésemos tostadas de UpToDate, seguiríamos sin dar en el blanco. Siempre dudando de si llegaremos a ser o no ser.

Iniciamos el último viaje, con un descanso estival muy llano y apacible, sabiendo que después nos tenemos que enfrentar a la última y gran cima de todas.

Imagen relacionada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...