miércoles, 9 de agosto de 2017

Rotando por Ginecología y Obstetricia

Hola!
Aquí viene. Aquí está.
 La esperada. La deseada. La grande. La amada y disfrutada...
Hoy por fin vengo a hablaros de mi paso por... GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA.
La rotación de quinto con mayúsculas.


Tú también te has dado cuenta, ¿no? xD


La especialidad
¿Qué tipo de especialidad es? Es medico-quirúrgica. En realidad, como muchos ya sabéis, son dos especialidades en una. La ginecología se encarga de toda la patología del aparato reproductor femenino, y todos aquellos órganos que lo forman (que son bastantes). Por otro lado, la obstetricia, se encarga de toda la patología del embarazo (tanta, que da para hacer otra especialidad a parte de la ginecología).  Como veis, el estudio de la mujer como paciente da para mucho.

A pesar de acotar los pacientes a la mitad de la población, es una especialidad muy, pero que muy amplia.  Dentro de la parte de ginecología está la parte médica (infecciones, problemas menstruales, sd ovario poliquístico, sangrados no menstruales, planificación familiar, miomas uterinos, endometriosis, enfermedades endocrinas...patología mamaria...), y la parte quirúrgica (a parte de los posibles abordajes quirúrgicos de las patologías anteriormente mencionadas aquí cobra GRAN PROTAGONISMO la patología tumoral), se subdivide a su vez por órganos (mama, cervix, útero...) 
Y de la parte de obstetricia que os voy a contar... A parte del seguimiento del embarazo (ya sea de bajo o alto riesgo) está todo el campo de la reproducción asistida, la consulta de fertilidad...

Demasiado para verlo todo en un año.

Resultado de imagen de utero

Las prácticas
¿Qué hace una estudiante de medicina en un sitio cómo éste? Pues, entre otras cosas, traer niños al mundo :) Creo que es uno de los grandes hitos del estudiante de medicina. Asistir a un parto, es uno de los grandes regalos que ofrece este curso. Pero hicimos muchas cosas más:

Las prácticas duraban 5 semanas y se podían hacer 3 guardias para subir nota. Aunque no eran obligatorias, casi todo el mundo las hacía porque era en éstas dónde más oportunidades tenías para ver partos.

He de decir que, a pesar  de ser las prácticas que más me han gustado, la organización de las mismas dejaba mucho que desear. Creo que son las que peor organizadas estaban. Si bien es cierto que veíamos de todo e íbamos de uno en uno rotando y no por parejas (todo un lujo), cada día estabas en un sitio distinto, te tenías que presentar, no sabías la dinámica de la consulta, y al día siguiente estabas en otra distinta.... Creo que se podría aprovechar más si tuviésemos 1 semana seguida de cada cosa (1 semana consulta de gine, 1-2 semanas por las distintas consultas de obstetricia, 1 semana paritorio-quirófano, 1 semana urgencias-planta).
Sin embargo, un día estábamos en urgencias, al siguiente quirófano, al siguiente consulta de eco del 2º trimestre, al siguiente consulta general de gine.... Un caos.

Sin embargo, eso no hizo que no alucinara cada día con las prácticas. 
Resultado de imagen de ecografia segundo trimestreMe encantaron las ecos de obstetricia. Las mejores son las del 2º trimestre, porque es cuando más formadito está y se puede ir viendo bien por aparatos.... Iba haciendo recuento de los niños y niñas que iba adivinando el sexo... (nunca lo decía en alto por si me equivocaba y decía lo contrario xD). Y me encantó ver a esos padres ilusionados, viendo a sus bebés, sus caritas, sus manitas.... Había adjuntos que no se lo explicaban bien, pero otros, sin embargo... qué maravilla! Primero hacían su trabajo y tomaban las medidas y hablaban con sus tecnicismos, y después les iban enseñando las partes más reconocibles, y lo que les interesa a todos que es saber el sexo del bebé....
También estuve en las consultas de seguimiento, en las que se ven las analíticas y que todo vaya bien. Y había como una especie de sonar para escuchar el latido fetal... Me temblaban las manos cada vez que me dejaban tocar una tripa...

En las consultas de gine se aprende un montón, aunque son un poco sota, caballo y rey. Pero en todas se hacía una exploración ginecológica completa, y una  eco (que podía ser vaginal o abdominal, dependiendo de la patología). Por lo que es una consulta muy agradecida para el estudiante porque se ven muchos procedimientos a la vez (exploración, ecografía, toma de biopsias, excisión de pólipos vaginales, colocación de un DIU...) y ya si te dejan hacerlos....Una pasada ( yo no pude hacer todo lo que os he contado, pero tengo compañeros que sí).
Las urgencias también son muy intensas, y se mezclaban las dos especialidades. Aquí es dónde pude ver abortos, embarazos ectópicos... mucho drama y mucha demanda asistencial. Aquí ves porqué es tan dura de ejercer la especialidad.... 
En el quirófano por fín pude ver una operación de cáncer de  mama (espectacular, es una cirugía preciosa, no os la perdáis si tenéis oportunidad de verla).

Me está quedando una entrada muy desorganizada... pero es que fueron tantas cosas... tantas historias....

Lo mejor de todo fueron las guardias. Es en esta especialidad dónde las películas y las series cobran vida... Dos de las veces que acudí a urgencias a buscar a la residente tuve que salir corriendo detrás de ella porque la llamaban al busca de paritorio.... Así que sí, en gine hay que correr, hay que cambiarse de pijama muy rápido, y hay que estar listo en todo momento para lo peor.... Adrenalina pura y dura, que como estudiante está genial, pero no sé si con 50 años sentará igual de bien....

Me he dejado muchas cosas en el tintero. No me da la entrada para contar todo lo que me gustaría contar...

¿Qué me llevo de esta rotación?
  • Las mejores semanas de quinto. De verdad, esas semanas iba en una nube. Dando saltitos por los pasillos hacia la consulta que me tocara ese día....
  • La intensidad, la adrenalina que se vive en esta especialidad. 
  • Los residentes que conocí, que me trataron  con cercanía, dejándome hacer un montón de cosas, explicándome todos los casos...
  • Todo el carrusel de emociones y sentimientos encontrados.
  • Que esta es una especialidad donde la muerte está muy presente y hay que correr mucho para evitarla.
  • Que los estudiantes no podemos hacerlo todo. Eran unas prácticas muy íntimas, y a veces, prefería ver a hacer, porque no quería hacer daño a nadie con mi inexperiencia. Siempre habrá una primera vez....pero ha habido momentos en los que no me sentía preparada para realizar determinadas exploraciones.
¿Futura especialidad? ay, gine.  Ha sido el fruto de mis desvelos de todo este año. No sé si está delante de digestivo o a la par... Me ha hecho vivir cosas muy intensas pero no sé si valgo para toda esa intensidad... la parte quirúrgica me echa para atrás... y me han comentado que sí no te gusta la cirugía, es mejor no hacer esta especialidad. Pero a mi no me disgusta la cirugía... solo que no creo que se me dé  bien.... Pero la obstetricia es tan bonita...
Estoy en una encrucijada.



Y me dejo para el final  mi primer parto:

Ese día me tocaba paritorio, ¡por fín!. Pero tuve la mala suerte de que ninguna mujer dilató lo suficiente para entrar en paritorio.... Todas las salas de dilatación llenas, y ninguna de ellas se puso de parto en toda la mañana. Y me dije " yo no me voy de aquí hoy sin ver un parto". Así que me bajé a clase (ya me había saltado una por prolongar un poco más la mañana), comí rápidamente y me quedé de guardia esa tarde ( la cuarta ya que hacía). Pasé toda la tarde con las matronas. No quise ir con las ginecólogas a urgencias, no vaya a ser que tuviera la mala suerte de irme y que se pusieran de parto. Así que tuve la suerte de poder ver cómo trabajan estas profesionales (2º momento del año que pensé que debería haber estudiado enfermería y no medicina).... y finalmente, a las ocho de la noche, por fin, una mujer había dilatado 10 cm. Llevaba medias de compresión porque tenía muchas varices (cada pierna suya era como dos mías... y yo ya tengo bastante jamón). Por suerte no era primípara, y la matrona me dijo que iba a ser rápido. Parto eutócico, sin instrumentos, sin necesidad de que venga un ginecólogo. 
Ahí estábamos. Una sala llena de mujeres ayudando a otra a dar a luz a su bebé. Tan simple como eso. Un acto que se lleva repitiendo día tras día desde que el mundo es mundo. Llegó un momento en que todas las máquinas y todos los aparatos sobraban.... Me pareció tan puro, tan arcaico... La matrona sabía cuando venía la contracción porque palpaba la tripa de la parturienta....no por el tocógrafo. Estaban conectadas. La una confiaba en la otra.

 Como la bebota era un poco grande (casi macrosómica), hacía falta subir las piernas de la madre con cada contracción, para aumentar el diámetro y que así pudiera salir mejor... Y ese fue mi cometido. Levantarle las piernas y empujar hacia arriba, porque la mujer no podía sujetárselas a si misma (ni le quedaban fuerzas para tirar de ellas hacia arriba...).
Ahí estaba, empujando en cada contracción, cogiendo aire cuando la madre cogía aire... Pensaba para mí misma Marina, deja de hacer el tonto que te vas a marear en medio del paritorio, pero no lo podía evitar y yo cogía aire y empujaba cada vez que la matrona lo ordenaba, aunque no se dirigiera a mí. 
Finalmente, la bebota fue saliendo. Primero la cabecita. Un hombro, y después el otro. Con él vino el resto del cuerpo, y la niña ya estaba en los brazos de su madre, encontrándose después de tantos meses de espera. 
Y no, no pude evitar llorar. La alegría se desbordaba por mis mejillas... un subidón de adrenalina por todo mi organismo...En ese momento me sentía infinita, imparable, atemporal... Había una personita más con nosotros...
La llamaron Malak, que significa ángel caído del cielo...

Había ayudado a traer a un ángel al mundo.... :)

Imagen relacionada



martes, 1 de agosto de 2017

Rotando por Traumatología

Hola!
Nuevo mes, nueva entrada :)
Continuo con las entradas de las rotaciones y hoy vengo a hablaros de mi paso por Traumatología.
En total fueron 4 semanas y 2 guardias. Vamos a ello.

La especialidad
¿Qué tipo de especialidad es? Quirúrgica. Pero quirúrgica, quirúrgica. Es más, algunos de ellos se  llaman así mismos operadores, porque lo que les interesa es operar. No cut, no party.
La traumatología se dedica a tratar quirurgicamente los problemas del aparato locomotor. Es decir, huesos, músculos, articulaciones.... y nervios. La patología puede ser muy distinta, por lo que hay grupos de pacientes muy variados, y de ambos extremos (deportistas, personas sedentarias, jóvenes, ancianos...). Y el rango de gravedad es muy variable, por lo que hay casos de extrema dificultad (politraumatismos, tumores) y casos banales que no requieren intervención quirúrgica (lumbalgias, dolores deportivos, esguinces...).

Imagen relacionada

Las prácticas
¿Qué hace una estudiante de medicina en un sitio como este? Aprender y mucho.
Las cuatro semanas estaban distribuidas de la siguiente forma: 8 días de quirófano, 8 días de consulta y 4 días de planta. En las dos guardias obligatorias nos quedábamos en Urgencias todo el turno de tarde (hasta las 9-10 de la noche).

El quirófano me pareció muy variado. El servicio estaba dividido en varios equipos para repartirse las distintas patologías. Así que había un equipo de mano/miembro superior,columna,  otro de pie, otro de prótesis, otro de artroscopia... Por lo que pude ver operaciones muy diversas: ver poner una prótesis de rodilla, varias técnicas diferentes para operar el hallux valgus, un neuroma de Morton, una rizartrosis, síndrome del tunel del carpo, fracturas de radio, un par de artroscopias de rodilla, una operación de urgencia por una fractura de cadera.... Y qué os voy a contar de la carpintería que tienen allí montada... Lo que me parece alucinante es lo medido que está todo, la cantidad de aparataje que hay que usar durante este tipo de operaciones, y que a alguien se la haya ocurrido todo eso (aplauso por aquí a los ingenieros biomédicos o quien quiera que haga todos esos cachivaches).
También que son cirugías en las que hay que ponerse doble guante, y es un quirófano que pone aún más énfasis si cabe en hacer una correcta antiasepsia, para que no se cuele ningún bicho y la líe parda.

La planta fue quizás la parte menos interesante. Cuando estuve por allí había pocos pacientes y casi todos tenían lo mismo. La mayoría de las operaciones de trauma trabajan con un manguito de isquemia, para que al cortar el hueso éste no sangre mucho durante la operación. Pero después, sangra mucho y por eso los pacientes portan un drenaje postquirúrgico. Esa sangre se puede reutilizar para el mismo paciente y sirve para medir el progreso del paciente en su recuperación. 
Lo interesante de esta semana fue un paciente con tuberculosis osea (súper interesante), y que nos dejaron hacer informes de alta, por ser "estudiantes de 5º de medicina", cosa que a los de tercero que rotaban con nosotros no les dejaron. Como veis, está muy jerarquizado y cada uno tiene su papel.

Las consultas para mí, fueron lo más interesante y dónde pude exprimir bien la rotación. Me encontraba más cómoda que en el quirófano y me dejaron explorar un montón de pacientes con diversas patologías. Estas consultas a su vez, están divididas por los equipos mencionados anteriormente (mano, pie, artroplastia, artroscopia, columna, general, infantil...). De aquí me llevo aprender a explorar las principales articulaciones (cadera, rodilla, hombro), las desviaciones de columna, las alteraciones del pie, síndrome del túnel del carpo... Y ver muchas radiografías de músculo-esquelético, para ir haciendo ojo.

¿Y como fueron las guardias? pues muy intensas. Como ya os he dicho, nos hacían quedarnos hasta que terminara el turno de tarde. La urgencia de trauma ya la conocía de mis rotaciones de verano, pero por la tarde es muy intenso. Además una de ellas coincidió con un accidente de un autobús escolar, y ese día vimos muchas cosas. También, como he comentado antes, pudimos subir a quirófano a ver cómo operaban una fractura de cadera. Aquí, especial mención a los residentes, que todos fueron muy amables en aguantarnos y dedicarnos unos minutos entre tanto caos para explicarnos los casos.... Poder estudiar en un hospital en el que están pendientes de ti, que hay buen compañerismo, y que lejos de verte como un estorbo, intentan enseñarte... es un lujo, la verdad. Y promueve una dinámica de trabajo que se transmite de promoción en promoción...  Trata bien a la gente, y la gente te tratará bien.

Por último, hablar sobre la personalidad de los traumatólogos/as.  Creo que son los médicos que mejores personas son. No sé si será cosa del servicio del hospital, o es así en general, pero me han parecido los médicos que menos creído se lo tienen. Son conscientes de sus limitaciones con respecto a otras ramas de la medicina. Y no es que sean limitaciones, simplemente que ellos se dedican a algo muy específico y entienden que no pueden saber de todo y necesitan la colaboración de los demás especialistas. Pero todo ello con una naturalidad, sin creerse más que el de al lado, sin utilizar tecnicismos que el otro no entienda.... Si empezaran a hablarnos de todos sus utensilios de quirófano, sus técnicas, sus clasificaciones.... No se enteraría nadie. Y ellos saben todo eso, pero no necesitan ir pregonándolo por ahí.
He conocido a gente muy campechana, muy natural, que se muestra tal y como es y que es feliz haciendo lo que hace, y eso no lo pueden decir todos las especialistas.

Así que poned un traumatólog@ en vuestra vida, que seguro que será buena gente jajajaja.


¿Qué me llevo de esta rotación?

  • Poder explorar el aparato locomotor. Algo que me parece básico, pues siempre te van a poder hacer una consulta por este tema.
  • Que no me desagrada la cacharrería de esta especialidad. Esperaba que me diera cosa ver perforar los huesos y tal, pero no. 
  • Me gusta mucho la parte médica. Es decir, los esguinces, las escayolas, los vendajes, los puntos... Y casi todo eso lo hace enfermería (primer momento del año que pensé que debería haber hecho enfermería en lugar de medicina xD). La exploración de las lumbalgias, y ver el recorrido del nervio afectado...el hombro doloroso...
  • La calidad humana de los profesionales, tanto residentes como adjuntos.
  • Que no todo es medicina. Ahora nos parece vital, pero dentro de unos años, solo es un trabajo.
¿Futura especialidad?  No la descarto. Está dentro de mi top 10.  Me encuentro más cómoda dentro de las médicas, pero las quirúrgicas no me desagradan. He ahí el problema. Me veo un poco torpe, y creo que me costaría adquirir la destreza manual que requieren las quirúrgicas... aunque se supone que todo el mundo parte desde el mismo punto, ¿no?
En fin, este dilema me lo dejo para mis desvelos.... Porque la noche es oscura, y alberga horrores :)

Salter-Harris Fractures



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...